Galerías

Holbox, la isla inundada

El agua invade las calles de Holbox y sumerge la isla en un ambiente tropical. Una inmensa diversidad de colores decora las fachadas de las calles recorridas por taxistas, ciclistas y caminantes. Las barcas rompen el paisaje marítimo que se extiende hasta el horizonte.

La isla de Holbox lleva nombre y está escrito en el mar.

 

Un barco se hunde en el puerto de Holbox.

 

Un grupo de hombres trabajan en un barco un domingo por la mañana.

 

La Calle Tiburón Ballena, que termina en la playa, ha sido bañada por la lluvia tropical.

 

Dos mujeres suben a un taxi “tac-tac”. En las calles de la isla no circulan coches tradicionales.

 

Las barcas descansan en las playas de Holbox al atardecer.

 

Las barcas que no son utilizadas, sea de forma temporal o indefinida, permanecen aparcadas en la arena.

 

En la arena de Holbox encontramos tumbonas a disposición de los turistas para que puedan descansar bajo la sombra.

 

Entre la fauna de la isla podemos ver a las gaviotas, abundantes en el lugar, divisando el paisaje.

 

Sílvia Gómez – 10/09/18 – Holbox