La Leyenda

Cuenta una antigua leyenda de la selva amazónica que, en un anochecer de cielo estrellado, Tahina-Can, la "estrella grande", bajó del firmamento para enseñar a la nación carajá el modo de plantar maíz, ananá, mandioca y otros muchos cultivos que desconocían. De este modo, la "estrella grande" o "lucero vespertino" guió a este pueblo amazónico hacía un porvenir más próspero.

Partiendo de esta leyenda y recuperando el sentido de "guía" y "referencia" que Tahina-Can posee entre los pueblos del Amazonas, nuestro proyecto recupera su nombre en homenaje a este mito y a los valores que representan los pueblos indígenas que actualmente pueblan la región amazónica.

Licencia de Creative Commons Expedición Tahina-Can | Aviso Legal